¿Cómo optimizar los procesos de marcaje y codificación?

La industria del marcaje y codificación cambia constantemente, a medida que se introducen nuevas tecnologías; sin embargo, hay algunos equipos que llegaron para quedarse y será difícil quitarles su lugar privilegiado, debido a las ventajas que proporcionan. El codificador industrial inkjet es un ejemplo. Es también conocido como impresión por chorro de tinta y destaca por ser uno de los más funcionales para las líneas de producción

Los codificadores de inyección de tinta son cada vez más usados por distintas industrias, ya que sus productos, por norma, deben tener la fecha de caducidad. Un ejemplo es la industria farmacéutica, que maneja altos estándares de codificación, aunque planos y sencillos, en cambio, la industria cosmética debe imprimir sobre geometrías complejas. El codificador puede trabajar sobre cualquier superficie, lo que lo ha vuelto popular.

Con un codificador industrial, pueden imprimir muchas cosas, como números de serie, codificar lotes o fechas de caducidad, marcar códigos de barra o QR, entre otros. Su uso proyecta una excelente imagen que impacta en los consumidores, debido a que sus trabajos proporcionan seguridad. Los codificadores, en sí mismo, son maravillosas tecnologías, no obstante, los operadores pueden mejorar los procesos de marcaje y codificación.

Proporcionar mantenimiento regular

Es indispensable realizar mantenimientos preventivos, especialmente rutinarios. No se necesitan amplios conocimientos técnicos: basta con una limpieza diaria. Limpiar los codificadores se relaciona de forma directa con su rendimiento, además disminuye las probabilidades de mantenimientos correctivos.

Utilizar consumibles recomendados

Usar consumibles, como solventes o tintas, que no sean recomendados causa daños en los codificadores. No obstante, son muchos los negocios que prefieren adquirir tales elementos a bajo precio para ahorrar dinero. Suelen también acudir con proveedores informales o sin experiencia. Los consumibles que proporcionan no son originales y usarlos a largo plazo causará problemas, por tal motivo, utilizan únicamente aquellos que recomiendan los fabricantes.

Verificar los parámetros no codificantes

Es importante verificar que los componentes del codificador estén exentos de errores para que los marcajes y codificaciones se realicen a la perfección. Deben revisar de forma periódica los parámetros, como el estado de las tintas y otros consumibles o la posición de la cinta transportadora, para que se mantengan en óptimas condiciones, incluso en las operaciones más exigentes.

Limpiar el cabezal

Las codificadoras inkjet poseen cabezales, que pueden bloquearse por la acción de la tinta. Es importante mantener limpia la boquilla de los cabezales para prevenir dicho problema. Existen modelos con función de autolimpieza, que facilitan el trabajo. Son más caros, pero su inversión es conveniente para lograr marcajes y codificaciones continuas.

Protegerlos contra impactos

Los equipos de codificación pueden ser objetos de impactos externos, como golpes o caídas de objetos, especialmente si son usados en entornos industriales. Deben ser cuidadosos y aislar la zona donde sean utilizados para minimizar los riesgos. Existen equipos preparados para estas situaciones. Actualícense y adquiéranlos para evitar los riesgos.

Controlar las condiciones ambientales

El control de la humedad y temperatura en las áreas de impresión es crucial para garantizar el funcionamiento del codificador industrial. Ambos factores deben mantenerse estables y dentro de los parámetros recomendados por los fabricantes. De esta manera, las tintas serán más fluidas y se adherirán a las superficies de forma sencilla. En caso de que sea imposible mantenerlos constantes, pueden adquirir ejemplares con grados de protección IP55, que son ideales para entornos con alta humedad o polvo.

Eviten las variaciones

Para aquellos que requieren impresiones homogéneas, es importante que la máquina esté siempre en la misma posición, además no efectuar modificaciones en los materiales. Las variaciones que añaden al proceso repercutirán directamente en la eficacia de los codificadores.

Prevenir mediante usos correctos

La prevención es crucial para evitar errores. La cinta transportadora debe operar siempre a velocidades constantes. Es importante limpiar frecuentemente los cabezales de impresión y colocar las piezas a marcar de forma correcta. Asegúrense de que los datos que muestra la pantalla del equipo sean adecuados a sus necesidades. De esta manera, podrán disminuir la cantidad de errores y optimizar la capacidad de impresión del codificador, disminuir los tiempos de reparación e incrementar la capacidad de su línea de producción.

Si necesitan actualizarse para mejorar aún más sus procesos de marcaje y codificación, contacten a los expertos de IDICSA. Tenemos ejemplares de marca y alta calidad, como los codificadores inkjet Leibinge, que son conocidos por la fiabilidad en la producción. Comuníquense al (55) 5384 5492 o (55) 5368 0473 para la CDMX, (81) 8262 8258 para Monterrey, (477) 490 0674 para Bajío o llenen el formulario disponible en nuestro sitio web.

Abrir chat