¿Qué opciones hay para la impresión de códigos de barras en productos alimenticios?

La inclusión de un código de barras es importante por diversas razones, por ejemplo, logísticas, de seguridad alimentaria y trazabilidad. Se trata de un sistema estándar de identificación que permite registrar los alimentos a lo largo de la cadena de suministros. Es necesario contar con varias tecnologías para lograr codificaciones satisfactorias, entre las que destaca la impresora de código de barras.

Este equipo, conocido también como codificador, permite crear códigos legibles y durables que agilizan los procesos logísticos, desde que los alimentos salen de las plantas de fabricación, pasando por el almacenamiento y control de almacenes, hasta el registro de su venta. Es también indispensable, ya que permite que las empresas cumplan con las distintas normas de seguridad alimentaria, como PTI.

Ahora bien, es también una tecnología diversificada, lo que permite imprimir en una gran variedad de estratos. Encontrarán en el mercado varias opciones. Algunas son más efectivas para ciertos empaques que otras, no obstante, cada uno ofrece ventajas particulares. A continuación, enlistaremos las tres tecnologías que toda empresa alimentaria debe tener para imprimir códigos de barras de calidad

Codificadoras de inyección de tinta continua

Reciben también el nombre de codificadoras inkjet o CIJ. Su funcionamiento es el siguiente: producen un chorro de gotas de tinta y seleccionan solo algunas para imprimir los códigos. Después, se convierten en caracteres que se fijarán en el sustrato. Las gotas diminutas que no se utilizan son reintroducidas al equipo para reintegrarse al chorro de tinta.

Esta impresora de código de barras aplica ciertas cargas a las gotas que, después, recorren un campo magnético generado en el interior de su cabezal. El total de carga que se aplica a las gotas determina la cantidad de deflexión en el campo. Con respecto a las gotas de poca deflexión, crean las líneas inferiores del código, en cambio, las de mayor deflexión conforman la línea superior.

La tecnología detrás de los codificadores de inyección de tinta es ampliamente recomendada para trabajar sobre distintos envases de alimentos, como metales, plástico, vidrio, papel, entre otros. Entre las aplicaciones más usuales, destacan el envasado de latas de refresco, cartones de leche, empaques de cartón para huevos, entre otras. Cabe añadir que son un equipo de impresión sin contacto, ya que esparcen gota a gota la tinta por medio del aire y conforme un patrón. Entre las ventajas que ofrecen, destacan las siguientes:

  • Impresiones rápidas.
  • Códigos de barras legibles.
  • Uso fácil.
  • Confiabilidad y seguridad.
  • Codificaciones varias, como QR, Datamatrix, entre otras.

Codificadoras láser

El codificador láser consiste en un método sin contacto, al igual que el caso anterior, no obstante, ofrece ventajas específicas como nulo uso de tinta y consumibles y codificaciones permanentes. Existen distintas tecnologías de marcaje industrial láser, como UV, fibra y CO2, que poseen distintas salidas de potencia para diferentes aplicaciones. Requiere algunos accesorios que mejoran el rendimiento del láser y vuelven más sencilla su integración en las líneas de impresión, como unidades de desvío y lentes.

Pueden marcar códigos de barras sobre una gran variedad de materiales, como vidrio, metales (aluminio, acero inoxidable, ya sea con o sin recubrimiento), papel, plásticos (como PET, PVC, entre otros) y cartón en distintas modalidades. No compromete la estanqueidad de los materiales, debido a sus perforaciones ligeras, además realiza trabajos limpios y de alta fiabilidad, algo conveniente para la inocuidad y seguridad alimentaria.

Para su uso, no se requiere mucha capacitación, además puede imprimir en múltiples direcciones. No requieren tanto mantenimiento como los otros tipos de esta lista, además opera bien en entornos con altas temperaturas, polvo y humedad.

Codificadoras de transferencia térmica

Son una buena opción para empaques flexibles, como vidrio, plástico, cartón y etiquetas. No se requiere mucha capacitación para usarlas y poseen pantallas de excelente visibilidad, que evitan errores de operación. Son muy confiables y eficientes para imprimir códigos en tiempo real y a altas velocidades. Se recomiendan ampliamente para códigos de barras, aunque pueden imprimir otros caracteres, como fechas de caducidad, lotes, entre otros.

Fueron desarrolladas para superar las limitaciones de otras tecnologías analógicas, como equipo de impresión con rodillos. Son durables, resistentes y pueden usarse donde no son tan ventajosos los marcajes con equipos láser o inkjet. Ofrece codificaciones legibles, operan de forma silenciosa y proporciona alta resistencia, contraste y definición a los factores mecánicos y químicos.

Aseguran la fácil lectura de los códigos y están basadas en el calentamiento de ciertos puntos de su cabezal, que transfiere con buena precisión la tinta desde la cinta hasta el sustrato. Cabe añadir que las cintas requeridas poseen una resina especial para asegurar el rendimiento de las impresoras.

¿Necesitan alguno de estos tres productos? Contacten a los expertos de IDICSA. Les guiaremos para determinar cuál es la impresora de código de barras más conveniente para el tipo de producto alimenticio que manejan. Si desean más información, comuníquense al (55) 5368 0473 o completen el formulario disponible en nuestro sitio web.

Abrir chat